www.HORNOSARTESANOS.com
Construya su horno de leña con adobes, barro, refractarios


Barbacoa de Óscar en Valencia

Hola, soy Oscar, de un pueblo de Valencia, y después de estudiar las barbacoas de su sitio me decidí por el diseño de Jesús García, y sin haber tocado un ladrillo nunca junto con mi amigo David nos metimos de cabeza a construir una barbacoa de obra que, al final, nos ha quedado bastante digna.

 
Empezamos delimitando la base y cortando los azulejos donde iría encajada la obra. Utilizamos ladrillo de panel para toda la barbacoa. Partíamos del hándicap de que el suelo estaba desnivelado por el desagüe de las aguas de lluvia y la pared trasera no formaba un ángulo de 90º, por lo que tuvimos que sudar con el nivel.
Una vez realizada la estructura inferior, con bardos hicimos un estante y la base para el horno. Hasta aquí fue una odisea, ya que desconocedores de nociones básicas de albañilería todo lo cuadrábamos a base de un nivel, ni cuerdas, ni referencias ni nada.

 
Con unas maderas hicimos un encofrado y lo llenamos de hormigón con varillas de hierro. Tanto el hormigón como el mortero era del preparado, del que sólo había que añadir la proporción correcta de agua.
Se levantaron los muretes laterales y nos hicimos con ladrillo refractario

 
Instalación del refractario. Aprovechamos para crear un "suelo" de hormigón en la base de la barbacoa para evitar que entrara agua al llover.
Lo más divertido, el arco romano, yo personalmente dudaba muchísimo de que se aguantara por su propio peso, pero así fue. Cosas de la física. Por supuesto, utilizamos un molde de madera para darle la forma adecuada, y con mortero rellenamos los huecos superiores. Cuando vimos que los ladrillos (refractarios) se aguantaban entre sí, quitamos el molde.

 
Se pusieron azulejos del mismo color que el suelo en los estantes y bases, y se empezó el enlucido. En la parte posterior del arco podéis ver una guía sobre la cual pusimos ladrillo refractario inclinado para hacer el estrangulamiento, que parece ser una pieza importantísima para evitar que el humo vuelva a entrar en la zona de cocción.
Con un molde de madera empezamos a realizar el escalonado de la chimenea. Esto es el trabajo que más complicado veía de hacer, pero con el molde no había que hacer más que encajar como en un mecano los ladrillos, tomando siempre como referencia las esquinas e ir cortando los ladrillos por la zona central. Al molde de madera como podéis ver le hicimos agujeros para que posteriormente pudiésemos quitarlo sin problemas (a martillazos tras unos cortes con la radial). Colocar los ladrillos que iban por encima del arco fue complicado ya que había que cortarlos con ángulo, y ya os hemos comentado que nuestro nivel como obreros es mínimo.
Una vez finalizada la chimenea contamos con la inestimable ayuda del maestro de mi suegro para lucirla.

   
Aquí tenéis el aspecto final, una vez lucida, de la barbacoa.
Ya por último le añadimos un sombrerete prefabricado, de los que se utilizan en las chimeneas de los baños, y se le dio una capa de pintura blanca.
Y aquí tenéis el aspecto final de la barbacoa, ahora falta encenderla y que no se rompa y salgan grietas por todos lados, pero eso ya será otra historia. Tengo pendiente un cajón con parrilla por internet antes de pegarle fuego. Saludos desde un pueblo de Valencia, ya nos comeremos unas chuletas a vuestra salud.

Sólo decir que el coste de los materiales no llegó a los 200€, pero si tuviese que contar la mano de obra que gastamos, valdría un dineral! :D

www.hornosartesanos.com