www.HORNOSARTESANOS.com
Construya su horno de leña con adobes, barro, refractarios


Horno Familia Velázquez-Liñares en Uruguay

Horno de familia Velázquez Liñares (Solymar, Ciudad de la Costa, Uruguay)

Por fin llegó el gran día tan esperado. Poder publicar nuestro horno que tantas horas y días de fin de semana exigiera para su construcción. Un par de apuntes iniciales; como la inmensa mayoría de los contribuyentes a este sitio mi actividad laboral nada tiene que ver con cucharas, niveles ni cemento, en absoluto. Por otra parte expreso desde ya profundo agradecimiento a cada uno de ustedes pues se han convertido en colegas y compañeros virtuales que me hacían llegar sin saberlo su consejo y su estímulo cuando cada atardecer mermaban las fuerzas y la obra aún no estaba terminada. MUCHAS GRACIAS. Nunca antes había siquiera imaginado tener y mucho menos hacer con mis propias manos un horno de barro; sucede que mi esposa a lo largo de los años siempre recordaba con cariño sus veranos en Araminda (balneario de la costa uruguaya) y a su madre horneando pan, asando en un horno que la casa de veraneo poseía. Esa nostalgia y un clic imprevisto que me trajo a esta página encendieron la llama. Finalmente agrego que poco puedo aportar de innovador a lo mucho y bueno que otros testimonios encierran. Vayan igualmente algunas fotos y comentarios del proceso a modo de sencillo agradecimiento.

 
Un cantero que iba a tener como destino plantas aromáticas cambio inesperadamente su destino. Desde ese día pasó a ser parte de la base del futuro horno. Para un novato esta etapa llevo mucho de análisis, planteos y tirar medidas. Y que lejos del final estábamos todavía. Algo que aprendí de "hornos artesanos" y que me parece fantástico es que no hay ni habrá en tantos lugares distantes en el mundo un horno de barro igual a otro. Increíble.
Luego de evaluar hacer un encofrado con hierro, pedregullo y cemento tomé la decisión de adquirir una losa prefabricada utilizada en cámaras asépticas. El punto es que son de forma circular lo que representaba un cambio de planes en cuanto a la base de sustento. Con bloques y ladrillos comencé a darle forma esférica a los pilares. Esa noche, a forma de festejo por el inicio de obras, la familia salió a cenar fuera de lo que da muestra una botella vacía delicioso tinto Tanat uruguayo

 
Una vez montada la losa sobre la base comencé a revestir esta última con piedra obtenida en un punta rocosa de un playa montevideana. La intención fue adelantarme al resultado final para evaluar el acabado estético. Para mi gusto el resultado fue muy bueno otorgando rusticidad y simpleza a la apariencia. Mucho esfuerzo en recolectar la piedra pero sin gastos adicionales.
Las dos supervisoras de obra. Compañía permanente de tantas jornadas de trabajo en solitario.

 
La etapa de moler el vidrio donde una bolsa gruesa sirvió de protección segura para evitar un mal rato. Berberajes de los más variados orígenes, fermentados, destilados, uruguayos, chilenos, escoceses. Aportes de las más diversas nacionalidades como los de la página.
Sobre el vidrio molido coloque arena seca que apisoné lo mejor posible y refractarios solo apoyados sin cemento;

 
me dispuse a amurar la puerta que es de doble chapa de hierro con tierra refractaria entre ambas láminas. Para colocar los ladrillos del portal me serví de una madera a la que clave un caño flexible de plastiducto para agua con la forma del arco de la puerta. Sostuvo los ladrillos mientras fraguaba el cemento sin problemas.
El barro lo obtuve de una chacra y se compone de tierra negra, restos de pasto y excremento de caballo. Los mezcle en una proporción de 2 partes de tierra y una de bosta. Al comienzo lo amasaba sobre una carretilla; la experiencia en mi caso me demostró que con la práctica es mejor en el mismo balde en que la trasladaba hacia el lugar del horno. En ese recipiente le agregaba el agua necesaria hasta que obtenía una masa pastosa fácilmente manejable.

 
Perdón por la inoportuna aparición pero mi hijo me sorprendió con las manos en la masa.
Sugerencia, no ingresen a la casa, no toquen nada, usen vestimenta de descarte, el barro quedará como un indeleble recuerdo en todo lugar al que se aproximen. Buena noticia para las esposas.
A medida que levantaba la bóveda iba aplicando alguna capa ligera del barro sobre los ladrillos que previamente cortaba por mitades. Siguiendo sus consejos coloque las primeras tres hiladas a plomo y en la cuarta compensé la perdida de inclinación con bastante barro en la junta. El sistema para lograr el radio (50 cms) fue el tradicional hilo anudado a un clavo en el centro. Simple y muy efectivo.
 
Una parte que me resulto compleja y que creo subestimé en su complejidad al menos para mi fue el remate de los ladrillos sobre el pórtico. Quizá apresuré el planteo de la ubicación de la puerta. Esto me obligó a horas de ver cada uno de los aportes de los colegas al punto que hoy me basta con ver una foto y se con certeza quien, como y en que lugar del mundo hizo su horno. Igualmente lo disfruté. Solucioné el tema con cortes en cada ladrillo en forma de cuña cuando se montaba sobre el pórtico subsanando la falta de soporte por debajo.

 
A continuación, breve repaso de amure de caño de hierro de la chimenea (a ¾ de altura de la bóveda y enfrentada a la puerta), doble capa de barro, fibra de vidrio con malla de tejido y sobre ella acabado con cemento y arena.

 

 
Finalmente, remate de revestir en piedra el resto de la base y cúpula en piedra. El curado lo realicé con pequeños fuegos cada vez de mayor intensidad y se comportó muy bien. Aún sin terminar el acabado estético experimentamos con pizzas y una pata de cordero. Excelente!!!!! Realmente satisfactorio y pagó el esfuerzo de tantas tardes de fin de semana soportando el duro invierno oriental. Se aproxima la primavera y los tiempos de disfrute en la intimidad de la familia o con amigos. Al fin y al cabo de eso se trata compartir y también caminar por las noches antes de dormir, echar un vistazo y constatar que "se puede, que es posible" desafiarse a uno mismo y mejorar nuestra propia marca. ¿O no se trata de eso el estar vivo? Me despido con las últimas imágenes, mi sobrino y ahijado en la primera prueba, mi hermano (ya pidió ayuda para construir el propio), mi esposa (maestra de la cocina), nuestro hijo (maestro de pala) y con el tiempo se sumarán al álbum familiar muchas otras que serán testimonio de buenos momentos.

 

"Debes amar la arcilla que va en tus manos,
debes amar la arena hasta la locura
solo el amor alumbra lo que perdura
solo el amor convierte en milagro el barro…."

Silvio Rodríguez

bohemio62@gmail.com  

www.hornosartesanos.com